EL HUACHICOLEO

Por la extrapérlica y pícara pluma de Ismael Crespo Amine, ultrarracionalista y mediterráneo amigo de los mexicas.

Sumario:

  1. ¿Qué significa huachicolero?
  2. El triángulo rojo
  3. El Cartel Negro
  4. El papel de AMLO y el problema del desabasto
  5. La anécdota

¿Qué significa huachicolero?

Según la Academia Mexicana de la Lenguahuachicol o guachicol tiene dos acepciones generalizadas: 1) ‘bebida adulterada con alcohol, principalmente de caña’ y 2) ‘especie de pértiga que lleva en un extremo una canastilla, utilizada para bajar fruta, como manzanas, peras, guayabas, del árbol’. Señala que el término huachicolero alude a la ‘persona que se dedica a bajar fruta de los árboles utilizando un cuachicol o huachicol’ y al ‘delincuente que se dedica a robar gasolina perforando los oleoductos que la conducen’. Agrega el sentido de ‘cantinero de baja estofa que expende guachicoles’. En este artículo nos vamos a centrar en el huachicol como traficante de gasolina, así como de los eventos acaecidos en México en el comienzo de este 2019 respecto al problema de desabasto de combustibles.

Aún así, es curioso este nombre de huachicol, sobretodo para los españoles. En textos muy difundidos por Internet se dice que el término viene  de los Huachichiles o Huaches, una sub-etnia chichimeca emparentada con los Huicholes, conocida también como Guaches o Cuaches cuya lengua está extinta. El nombre significaba “cabeza colorada” pues se la pintaban de color rojo (citando a un tal Amador 1887 que francamente para imposible de encontrar). Para otros eruditos de la historia de la lengua, como Arturo Ortega Morán, el término viene del latín aquati”, palabra que significando agua acabó refiriendo a la técnica del diluir en pintura (en francés “guache”) . El huachicolero en tanto “adulterador”, al operar de una manera similar al pintor cuando echa alcohol de caña en cualquier bebida alcohólica, acabó llamándose así. En España, por otra parte, a esto se le conoce como “garrafón”, pero creo que no tenemos ningún término para designar específicamente al que adultera el alcohol, y menos al que roba gasolina. Lo que es más curioso, en vez de decir “dar gato por liebre” en México también se podría decir “Dar Huachicol por tequila”. En fin, como sabemos, estos alcoholes acaban llevando metanol, con lo cual su ingesta puede llevar a la ceguera o a la muerte, así que se recomienda no tomarlo.

 

 

El triángulo rojo

El problema del robo de gasolina a PEMEX por parte de los chupaductos, producto que luego se vende adulterado con agua y otras sustancias en los mercados locales junto a la fruta o a los chicles, es una actividad delictiva e ilegal (está considerada desde el punto de vist de los jurisconsultos mexicanos como “delito federal”). Sin embargo, parece que es una actividad que ha proliferado especialmente en el gobierno de Peña Nieto. El epicentro del problema lo encontramos en Puebla (Tepeaca, Tecamachalco, Quecholac, Palmar de Bravo, Acatzingo y San Martín Texmelucan) . No obstante, son varios los Estados afectados (Tamaulipas, Jalisco, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Estado de México, Puebla, Michoacán y Ciudad de México) Este robo se produce en las tuberías de PEMEX, que eran horadadas y saqueadas sin ningún pudor ante la presunta impotencia de la gran empresa petrolífera de México. Por su puerta, según Alberto Nájar, de la BBC de México, “quienes extraen el combustible de los ductos, lo almacenan o venden pueden ganar salarios de hasta 14.000 pesos mensuales, aproximadamente US$736, cuando el salario mínimo es de unos US$126”. Mientras que el precio del combustible alcanza los 5 pesos si el litro de combustible está huachicoleado o 9 si está sin adulterar; es decir, la mitad que a precio de mercado.

JOSE CASTANARES/AFP

La actividad ha pasado a ser acervo de la cultura popular, podemos leer en “El Universal” que ha surgido tanto una especie de Santo al cual hacer ofrendas como una cumbia huachicolera. El Santo Niño del Huachicol cuenta con ritos propios y símbolos, el ser un paje negro con un tanque de 200 litros de gasolina, mientras que a la principal artista de la cumbia huachicolera, Tamara Alcántara Sánchez, se le ha recriminado que haga “apología” de una actividad ilegal (para ella simplemente refleja aspectos de la vida cotidiana). Según la autora de “El Cartel Negro” y “PEMEX RIP”, en 2016 existían casi 6900 tomas clandestinas. ¿Y quién está detrás de estos robos de gasolina? No, simplemente, una serie de bandidos. Se apunta (y de hecho ya han cesado a 3 altos funcionarios cuyos nombres no se han hecho públicos) a PEMEX. Esto es: dentro de PEMEX hay gente corrupta aliada con los cárteles negros y con algunos altos funcionarios y militares con el fin de mantener un mercado negro. Algunos analistas afirman que este tipo de actividad delictiva está relacionada con un cierto declive del narcotráfico.

 

 

 

Sobre el nivel de pérdidas económicas sobre PEMEX y el sector del combustible fue de 66.000.000 pesos. Más datos sobre perdidas aquí: https://polemon.mx/con-epn-cada-minuto-de-2018-le-robaron-a-pemex-115-mil-en-gasolina

 

El cartel negro (libro recomendado para profundizar en el tema)

 

En 2011 salió el libro El Cartel Negro, cuya sinopsis era como sigue:

El cártel negro es el trabajo más amplio, mejor documentado y más descarnado acerca de la grave incursión de la delincuencia organizada en Pemex. Ana Lilia Pérez una periodista fuerte, incisiva y acuciosa, presenta en este libro la que probablemente sea su más acabada y potente investigación periodística durante los gobiernos de Vicente Fox quesada y Felipe Calderón Hinojosa, se desarrolla el cártel negro , un conglomerado de funcionarios, trabajadores, empresarios, contratistas, inspectores, controladores, agentes aduanales, dirigentes y miembros del sindicato petrolero, políticos, ordeñadores, tapineros, huachicoleros, extorsionadores, defraudadores, contrabandistas, y lavadores de dinero que, alineados con los traficantes de droga, se consolidan como una organización empresarial paralela a Pemex, al grado de competirle en el mercado nacional e internacional de los combustibles. Esta nueva investigación de Ana Lilia Pérez, autora de camisas azules, manos negras, documenta escrupulosamente las acciones del crimen organizado en la industria petrolera de México: la creación de compañías fachada, los contratos simulados, la ordeña de pozos y ductos, así como el saqueo en las áreas con mayor blindaje. El lector tiene en sus manos un trabajo periodístico decisivo que se ha construido a partir de informes confidenciales, bitácoras del área de seguridad de Pemex, auditorias de la secretaría de la función pública, testimonios de testigos protegidos, y sobre todo, de expedientes reservados en términos de seguridad nacional que la autora logró desclasificar tras una larga batalla. De esta manera se devela cómo la empresa petrolera número once del mundo ha quedado de rodillas ante la mafia, pues la fiebre del oro negro seduce a todos. El cártel negro es una ventana al fangoso inframundo en el que se ha convertido Pemex, producto de muchos años de saqueo, corrupción e impunidad.

 

Ana Lilia Pérez parece la cronista indiscutible en este tema, además de su libro, hay varias intervenciones de gran interés en Internet. He escogido un par:

El papel de AMLO y el problema de desabasto

 

El 20 de diciembre del 2018 comienza el Plan Conjunto de Atención a las instalaciones de PEMEX, según el presidente López Obrador cayó el robo de gasolina más de un 55,8% en sólo 5 días. Y con esto, de manera un tanto extraña, comenzó a haber un problema de desabasto generalizado en las regiones afectadas, que sólo más tarde se pudo solventar. No se trata de un problema de oferta, y seguramente no lo sea hasta dentro de bastante tiempo, dado que las reservas petrolíferas de México, si bien alcanzaron el pico de producción en 2004, aún tienen barriles para garantizar la estabilidad económica treinta años más gracias a las dos nuevas reservas de Tamaulipas. En suma, aun quedan 6,464.17 millones de barriles por ser extraídos: la crisis fue provocada por un cambio institucional y logístico en la distribución del combustible, no en la producción. En los días de escasez y desabasto se pidió a la población que tratara de tener paciencia mientras se cambiaba el sistema de suministro, lamentablemente aconteció un accidente que se saldó con con 83 muertos. Sobre este asunto, dejo el artículo de la BBC: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-46930014

En la página de PEMEX podíamos ver, en lo relativo al nuevo Plan, llamadas a la ciudadanía de evitar el robo de combustibles y asegurar la legalidad: http://www.pemex.com/avisos-alertas/Paginas/planvshuachicoleo.aspx.

 

Y hasta aquí todo lo que creo  relevante del asunto, que en España ha llegado de una manera un tanto sesgada (haciendo de AMLO el malo o el causante del desabasto y la tragedia en algunas ocasiones). En realidad, lo que ha habido es un gobierno que ha frenado una corruptela compleja, y que ha tenido en su proceder algunos inesperados resultados. Pero el apoyo de la ciudadanía mexicana  al nuevo gobierno aún en situación de escasez pone de manifiesto hasta qué punto MORENA está en un punto álgido de su popularidad. ¿Cómo es posible, sino, que en pocos días de gobierno haya solucionado este problema, que llevaba afectando tantos años a los mexicanos? ¿Cómo es posible que Peña Nieto no se hubiera enfrentado al sub-PEMEX mafioso? Es normal que los comentarios de Youtube al video de AMLO contengan tantos mensajes rogándole a Dios que no se muera su presidente: esto es completamente grotesco en España. Y por esto me interesaba tanto el hecho de que se dieran estos acontecimientos y de la 4º transformación que están viviendo en el país hermano.

La anécdota

No sé si son trolls, la oposición de AMLO, o una muestra más de Lo Grotesco del Late Capitalismo, pero podíamos ver esta noticia hace unos días.

 

Aparecen ‘narcomantas’ apoyando a AMLO y anunciando el fin del huachicol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *